Editorial: veinticinco números, veinticinco, de marcoELE (con regalito incluido)

JUAN TOLOSA MONTESINOS
AGUSTÍN YAGÜE BARREDO
DIRECTORES DE marcoELE

Nuestra revista, marcoELE, cumple, con este, veinticinco números. No nos queremos poner ni pesados, ni nostálgicos, ni nada: solo hemos incluido tres editoriales en esos veinticinco números; una cantidad soportable. Tampoco vamos a aprovechar la ocasión para hablar del estado de la didáctica del español como lengua extranjera…, que estamos de celebración.

Tras esos veinticinco números, centenares de artículos, decenas de reseñas y entrevistas, casi setenta entregas extensas añadidas como monografías y suplementos…, muchos miles de páginas en torno a la didáctica del español como lengua extranjera… Doce años. Muchas, muchas horas de trabajo. La metáfora de nuestras portadas: ir con la lengua fuera.

No podemos ni queremos llamarlo “bodas de plata”, simplemente porque no estamos casados con nadie. Hemos permanecido al margen de instituciones, organismos, editoriales y, también, de cualquier empresa. Ajenos a lo que parece ya una tónica en muchas publicaciones en la red, los visitantes de marcoELE han accedido –y accederán– gratuitamente a todos los contenidos y no han sufrido publicidad en ninguna de nuestras páginas. Tampoco los autores han pagado jamás… No, no ganamos ni un solo céntimo con marcoELE. Y sí, nos cuesta dinero mantenerla en la red. Pero juramos que nunca estuvimos en los boy scouts.

Nadie nos pidió que lo hiciéramos. Nadie nos debe nada, pero tampoco debemos nada a nadie. “ te pido, te debo”, La bien pagá, que cantaba Antonio Molina.

Nos gustaría pensar que hemos contribuido en algo (para bien, que sinceramente creemos que una notable cantidad de contenidos de los que hay en la red suponen una considerable vuelta atrás en nuestro campo) al desarrollo de la didáctica del ELE y a la formación de sus docentes… En ese plural del verbo va, por supuesto, todo nuestro equipo de edición, evaluadores, revisores, además, claro está, de todos los autores e investigadores que han nutrido a marcoELE de contenidos. Y que lo hemos hecho –cuando menos lo menos lo hemos intentado– de una forma seria, rigurosa, científica, intentando dignificar nuestra disciplina de trabajo y auspiciando el español como lengua de difusión, que tampoco es mala idea.

Y, puesto que estamos de celebración, dejamos la modestia a un lado para congratularnos (mucho) con nuestro regalito de cumple: la muy reciente inclusión de marcoELE en los acervos de Redalyc, la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal, que impulsa la Universidad Nacional del Estado de México.

No es una indización cualquiera, que se trata de un club de acceso restringido: han sido más de tres años de proceso durante los cuales se han evaluado la calidad y el rigor de marcoELE para, finalmente, determinar que sí, que la revista cumplía los parámetros de exigencia científica y editorial deseables… Es, sin duda, una validación importante –no tenemos constancia de que ninguna otra revista de nuestra especialidad haya alcanzado este reconocimiento… Por ello, es un regalo compartido: los contenidos de marcoELE, pretéritos y futuros, van a disponer de una significativa visibilidad internacional a partir de ahora. Quizá sirva también para atraer a nuevos investigadores, nuevos artículos, hasta nuestras páginas… Y por lo que a nosotros toca, el regalito en cuestión nos permite descargarnos de la responsabilidad de salvaguardar de forma exclusiva los contenidos publicados (Redalyc conservará una copia de los mismos), y de paso nos concede también la libertad para, cuando nos plazca y sin remordimientos, dedicarnos a otras cosas, que estamos mayorcitos y son muchos años ya en esta trinchera.

Ahí quedan –y quedarán– pues esos veinticinco números. Quizá lleguen otros, pero nuestro concepto de marcoELE no cambiará.

 

ESCRIBE TUS COMENTARIOS

*